Cuando hay alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV), el sistema inmune identifica la proteína de la leche de vaca como dañina para el organismo y desencadena una reacción alérgica. Esto provoca una serie de síntomas que pueden variar de un bebé a otro en cuanto al tipo, la gravedad y el momento de presentación1.

Los síntomas que se presentan cuando existe APLV y la intensidad de las reacciones son muy variados. Pueden consistir en cólicos, reacciones cutáneas (como erupción cutánea con enrojecimiento o picazón, inflamación o eccema de los labios, la cara y alrededor de los ojos), problemas digestivos (como vómitos, dolor abdominal o diarrea) y síntomas parecidos a la rinitis (como estornudos o picazón de nariz, moqueo o congestión nasal), entre otros. Las reacciones pueden ir de leves a intensas.

Estos síntomas pueden aparecer inmediatamente después del consumo de un producto lácteo, en cuestión de minutos o incluso entre varias horas y varios días después. Los bebés con APLV pueden experimentar una mezcla de síntomas tanto inmediatos como posteriores2. Los síntomas podrían hacer que el bebé se despierte durante la noche, llore, se sienta incómodo mientras come y gane poco peso.

Más información sobre los diferentes tipos de alergia a la proteína de la leche de vaca

Algunos Síntomas inmediatos
Pueden aparecer entre varios minutos y varias horas después de tomar un alimento que contiene proteínas de leche de vaca y entre ellos destacan2-5:
 
Inflamación de los labios, la lengua o la cara
 
Urticaria, erupción, enrojecimiento, picazón o inflamación
(Granos abultados, enrojecidos y que pican en la piel que pueden limitarse a una zona o estar diseminados. Inflamación bajo la piel)
 
Brote eccematoso
(Aparición repentina de piel enrojecida, agrietada y que pica)
 
Síntomas similares a la rinitis
(Estornudos, picazón, moqueo o congestión nasal. Inflamación ocular)
 
Diarrea
(Deposiciones frecuentes, sueltas y líquidas)
 
Dolor abdominal
 
Vómitos
(Sentirse mal)
 
Dificultades respiratorias
(Tos, opresión en el pecho, sibilancias o dificultad para respirar)
 
Anafilaxia solicita ayuda médica inmediata
(Incluye problemas respiratorios súbitos y graves, taquicardia y erupción cutánea con picazón)
 
Algunos Síntomas Tardíos
Pueden aparecer entre varias horas y varios días después de tomar un alimento que contiene proteínas de leche de vaca y entre ellos destacan2-5:
 
Síntomas similares a un cólico
(Llanto excesivo y frecuente)
 
Reflujo
(Regurgitación durante o después de comer)
 
Eccema, picazón o enrojecimiento
(Piel enrojecida o agrietada, picazón en la piel)
 
Dolor abdominal
(Gases dolorosos)
 
Rechazo de la comida
 
Estreñimiento
(Deposiciones menos frecuentes e incomodidad al tratar de defecar)
 
Deposiciones inusuales
(Deposiciones frecuentes o sueltas o deposiciones con sangre o moco)
 
 
 
 
 

 

Ten en cuenta que esta no es una lista exhaustiva de los síntomas de la APLV. Algunos de estos síntomas se pueden producir también por motivos diferentes a la APLV, por lo que es importante que comentes todos estos síntomas con tu médico.

 

Bibliografía
1. Fiocchi A et al. WAO Journal 2010; 57-161.
2. Koletzko S et al. J Pediatr Gastroenterol Nutr 2012;55:221-229.
3. Venter C et al. Clin Trans Allergy 2017;7:26.
4. Vandenplas Y et al. Arch Dis Child 2007;92:902–908.
5. Venter C et al. Clin Trans Allergy 2017;7:26.
 
 
 
 
 
 
 

La leche materna es el mejor alimento para los lactantes y debe ser la opción preferida siempre que sea posible. La lactancia materna contribuye con la salud y con una nutrición que estimula el crecimiento y desarrollo saludable del niño. A una madre puede resultarle muy difícil revertir su decisión de alimentar a su hijo con preparaciones para lactantes. La alimentación parcial con preparaciones puede dificultar el comienzo de la lactancia materna. La lactancia materna impone exigencias dietarías adicionales a las madres que están dirigidas a asegurar una calidad y cantidad adecuadas de leche para sus bebés. Las preparaciones para lactantes, cuando son utilizadas debidamente, proporcionan una alternativa saludable y nutritiva para la leche materna. La preparación incorrecta y el almacenamiento deficiente de las preparaciones pueden ocasionar peligros para la salud y causarle al niño desnutrición o enfermedades; por consiguiente, lea y siga cuidadosamente las instrucciones de preparación y almacenamiento. Al decidir cómo alimentar a su bebé, siempre siga el consejo profesional y tome en cuenta el costo de las preparaciones.